Ha llegado el gran día; es tu momento. Delante de tus ojos un micrófono encendido esperando a ser utilizado. Alzas la vista al frente y miras a tu audiencia. Solamente hay una persona sentada en todo el anfiteatro. TÚ. Tú eres tu única audiencia. Tú eres quien te va a escuchar, y te va a escuchar bien. Tú eres la persona que más ganas del mundo tiene de recibir todo lo que le quieres dar. ¿Estás listo para ofrecérselo? Respira hondo, traga saliva, pisa firme, sonríe y… ¡vamos allá!

Coaching, coaching, coaching y más coaching. ¡Madre mía! Está por todos lados y lo escuchas constantemente. Tanto si sabes lo que es como si no lo sabes, tanto si lo has vivido como si no, desde mi propia experiencia quiero confesarte que adentrarme y curiosear sobre ello hace ya 10 años, no cambió mi vida, aunque si transformó mi forma de relacionarme con ella. Los efectos de hacerlo transformaron mi entorno y realidad. Y lo mejor de todo y lo que más equilibrio me aporta es que soy yo la que ahora la lidera.

Para que todo esto sucediera tuve que convertirme en mi propia coach. Fue un trabajo personal duro aunque revelador y ahora puedo decir que el mundo exterior y sus exigencias no tiran de mi sino que soy yo la que sujeta el micrófono y me inspiro a mi misma. Soy yo la que tiene las riendas de mi vida; de Mi mundo Impacta.

¿Cómo convertirte en tu propio coach y liderar tu vida? 

Es un viaje de autoconocimiento e indagación personal para encontrar tu propia filosofía de vida y a la vez, requiere de una metodología práctica, desarrollar unas habilidades específicas y seguir una hoja de ruta que tú, previamente, hayas diseñado conscientemente.

¿Qué pasos puedes dar para conseguirlo?

1 – El primero primerísimo es QUERER. Si no quieres hacerlo al 100% y te implicas contigo mismo, no funciona.

2 – ESCUCHAR. No nos han enseñado a escuchar; decimos que escuchamos cuando en realidad estamos “oyendo”. Escucharte requiere parar y destinar un tiempo diario a tu propia auto-observación interior. A conectar con tus emociones, con tus miedos, con tus deseos… contigo. La habilidad de ESCUCHAR es una de las más utilizadas y potentes en coaching. Para poder realizar una buena escucha activa has de estar dispuest@ a dejar de lado tus juicios, darte permiso y quedarte con lo que hay.

3 – RECONOCER. Una vez te hayas escuchado, reconoce con comprensión lo que te sucede, acéptalo y celebra el ser consciente de ello porque, ahora que lo sabes, puedes hacer algo para transformarlo. El desconocimiento te lleva al nerviosismo, a imaginarte historias que nunca sucederán, al agobio, al estrés, a la exigencia… al sufrimiento. Para dejar de sufrir hay que saber, y para saber, hay que experimentar.

4 – MATERIALIZAR. No dejes en “el aire” toda esta consciencia y lo que sabes porque si no se quedará ahí. Aterrízalo en la tierra y para ello, no hay nada más efectivo y sencillo que coger papel y boli y escribirlo. Redacta de lo que eres consciente. Por ejemplo: me he dado cuenta de que mi autoestima está en niveles bajos, soy consciente de que quiero un cambio profesional, siento que mi vida es rutinaria y necesito un cambio, tengo claro que quiero formarme en nuevas aptitudes y habilidades para potenciarme como profesional, por mucho que me duela soy consciente de que no soy feliz en mi relación de pareja… sea lo que sea, escríbelo desde el amor y sin juzgarte. No es bueno ni malo; sencillamente es real; es lo que te sucede. Ahora ya lo tienes escrito ¡bravo! Aunque todavía no hemos terminado. Queda un último paso. ¿Te imaginas cuál es?

5 – ACCIONAR. ¡Pasar a la acción! Así sin más. Y hay muchísimas formas de hacerlo tanto por tu cuenta como acompañad@. Aquí te dejo las que seguí yo:

> Contratar a un coach personal para iniciar mi camino de la auto-indagación. Aluciné nada más salir de la primera sesión. Fue como si me hubieran cambiado la montura de mis gafas. Un comienzo que ya no tuvo marcha atrás.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *